Skip to main content

Uno de los profesionales más reputado y respetado del sector lanza su propia marca personal con varias premisas muy importantes entre las que destacan el llevar la medicina estética al mayor número de gente posible, el transmitir una serie de conocimientos y poner en valor una forma de trabajar.

Ariel Ramírez se lanza a la aventura. El Doctor especializado en medicina estética lanza su marca personal en busca y captura de un sueño personal. Ese sueño es el de poder proyectar su manera de ver la medicina estética al mundo, un aspecto que se encauza a través de la transmisión de todos sus conocimientos mediante su Academia y también de la humanización de lo que es la propia medicina estética. Ante este nuevo reto en su carrera, Ramírez hace un repaso a lo que va a suponer este paso en su carrera dejando clara la ilusión que siente ante lo que está por venir.

Un salto clave en su trayectoria

«Este es un paso muy importante para mi carrera. De alguna manera, voy a poder transmitirle a los demás aquellos conocimientos que yo he recibido anteriormente, dándole mi particular toque y mi forma de trabajar. Por eso se ha dado el paso de lanzar esta web, con el objetivo de promover nuestra Academia, que es uno de los aspectos sobre los que más ilusión tengo en este momento de mi vida. Lo que buscamos es que todo tipo de profesionales, más allá del propio público, tengan acceso a un material que puede enriquecerlos e impulsarles dentro de la medicina estética».

Ha hecho un sueño realidad

«Es un reto y un logro. Es una bendición porque es algo que siempre he soñado. Siempre he querido tener mi propia marca. Es algo muy importante, espero que tenga una gran acogida, que a mis compañeros les guste y que podamos seguir creciendo tanto como empresa como marca individual».

Asociar Ariel Ramírez a unos determinados valores

«A mí me gustaría que la marca Ariel Ramírez se asociara a una persona luchadora, que empezó desde cero y cuenta con una serie de valores. Tengo una manera particular de ver la medicina estética no sólo como medicina en sí, sino también como un arte. Lo que quiero es que esté vinculada a una escuela cuyas señas de identidad sean el trabajo, el sacrificio y el arte que supone para mí la medicina estética, como comenté anteriormente».

¿Qué es la Academia Ariel Ramírez?

«La Academia Ariel Ramírez es una escuela, pero al mismo tiempo es un concepto. Digamos que es una forma de ver la medicina estética y que, aquellos profesionales que se unan a nosotros, podrán replicar esta visión a través de conceptos, ideas y truquitos. La base es proyectar en otros la medicina estética como la veo yo. Es una forma cercana y muy sencilla que busca resultados al mismo tiempo que anhela llegar a las personas, humanizando la medicina estética con la meta de que llegue a todo tipo de personas de forma simple».

¿Qué objetivos tiene la Academia?

«La Academia tiene varios objetivos, pero los fundamentales son claros. El primero es proyectarnos al mundo, luego está el llegar a todos los profesionales del sector y, finalmente, crear un contenido de valor para que todo el mundo sea capaz de comprender lo que es la medicina estética. Estamos muy metidos en todas esas metas, aunque para el caso de la formación estamos empujando muy fuerte para poder llegar a profesionales tanto en lo que es el territorio insular como en el peninsular. En ese sentido, estamos trabajando de manera conjunta con Laboratorio Films. Ellos nos están apoyando mucho y tenemos varios proyectos que verán la luz entre finales de 2022 e inicios de 2023».

Sin copiar ni imitar a nadie

«Es un proyecto novedoso y es bastante interesante. No somos pioneros, hay varios compañeros que tienen escuelas y se dedican a formar. Cada uno le da su particular toque. Lo que yo busco es tener una Academia de forma genuina sin copiar ni imitar a nadie».

Satisfecho por lo conseguido y con ambición de ir a por más

«Estoy muy contento de haber llegado hasta aquí. No es nada fácil porque hemos tenido que pasar por momentos de dificultad, de estés y hasta límite. El camino no ha sido sencillo, pero vamos desarrollándonos mirando hacia delante y con los pies en la tierra. Queremos seguir avanzando y deseando que vengan cosas todavía mejores. He llegado más lejos de lo que nunca pensé, pero no he llegado todavía al lugar en el que me gustaría estar».

No estancarse para seguir avanzando

«Me queda mucho. Cuando una persona se cree que ha llegado a un objetivo en la vida se estanca. No sé lo que nos queda, pero me queda mucho. Me queda mucho por aprender, enseñar, dar y crecer. Espero que la vida nos dé la oportunidad de seguir desarrollándome como persona y como profesional».